Electroterapia

La electroterapia es una disciplina médica que se engloba dentro de la Medicina Física, de alta utilidad y eficacia en Medicina Estética y que se define como la ciencia que trata las enfermedades por medio de corrientes de baja intensidad. Sus principales efectos son: el antinflamatorio, vasodilatador, analgésico, térmico, mejora el metabolismo celelular (efecto trófico), tonificación muscular, antiedematoso, facilita la penetración de medicamentos etc.

Diferentes corrientes (continuas, alternas e interferenciales), son práctica diaria en esta especialidad de la medicina, con la finalidad de provocar distintos estímulos:

tonificador de la masa muscular con la finalidad de desarrollar y dar forma a la musculatura.
reductor del tejido graso. Contribuyen a la disminución del tamaño de la célula grasa.
circulatorio y linfático: eficaz en procesos celulíticos, donde existe una incompetencia tanto circulatoria como linfática.
tonificador de la piel. Mejorando su elasticidad y capacidad contráctil.

 

Alteraciones estéticas como la celulitis, flacidez cutánea, estrías, hipotonía muscular, la insuficiencia circulatoria y sus manifestaciones como las varices y microvarices, el edema y los procesos de envejecimiento son indicaciones de tratamiento de la electroterapia actual.

Su aplicación es tanto a nivel facial, como corporal. Es una técnica indolora, bien tolerada, que no precisa anestesia alguna y que habitualmente se simultanea con otros tratamientos como la mesoterapia. El tratamiento se estructura en sesiones de corta duración y no limita en absoluto la incorporación inmediata del paciente a sus obligaciones cotidianas.