Hiperhidrosis o Hipersudoración

Se caracteriza por un exceso de sudoración que por lo general, se localiza en axilas, palma de las manos y planta de los pies. En ocasiones puede darse en otras localizaciones como la cabeza y la cara.

El tratamiento se realiza con tóxica botulínica, aprobado por la FDA, como alternativo a la cirugía (Simpatéctomia). La toxina elimina temporalmente el exceso de actividad de las glándulas sudoríparas, disminuyendo de esta manera la producción de sudor.                                         

Se infiltran pequeñas dosis del producto, en la zona a tratar, que son prácticamente indoloras. Es un tratamiento seguro y eficaz.

El paciente se puede incorporar a su actividad cotidiana de inmediato.

La disminución del sudor empieza a notarse a los 3-4 días de realizado la infiltración y su duración puede alargarse incluso durante un año, dependiendo de las características particulares de cada caso.