Estrías

¿Qué son las estrías?

Son lesiones cutáneas que afectan a la piel, fundamentalmente a la dermis y que provocan su ruptura por falta de elasticidad.

¿Quién las padece?

Aunque pueden aparecer en hombres y mujeres, son mucho más frecuentes en determinados momentos de la vida de la mujer.

  • En la pubertad, 1/3 de las adolescentes las padecen.
  • Durante el embarazo y a partir del quinto mes.
  • Son también frecuentes en la lactancia (mamas).
  • Ganancias y pérdidas bruscas de peso, etc.

¿Cómo se tratan?
La Medicina Estética, ofrece muchas posibilidades de tratamiento.

  • Lo principal, es la Prevención, evitando los factores que favorecen su aparición y segundo, iniciar el tratamiento en las primeras fases (estrías rojas) en las que aún no hay ruptura de fibras.

    Siempre deben seguirse las medidas preventivas:
      - Evitar adelgazamientos muy rápidos.
      - En situaciones de riesgo, realizar masaje circulatorio de forma repetida, con cosméticos adecuados, aceites esenciales, manteca de carite...
      - Sobre todo en embarazo y obesidad, es fundamental mantener la hidratación y la elasticidad de la epidermis, aplicando emulsiones corporales hidratantes.

  • Mesoterapia:
    Es muy eficaz este tratamiento que se realiza inyectando cócteles con vitaminas y minerales a lo largo de la estría, factores de crecimiento. Este tratamiento, se puede complementar con peeling adaptados a cada problema.

  •  Láser de Helio Neón y la Luz Intensa Pulsada:
    Es también una ayuda eficaz por su acción trófica y estimulante. En formas más avanzadas a este tratamiento debe sumarse la aplicación de ácido retinóico tópico al 0,1 % pero este tratamiento está totalmente contraindicado en el embarazo.

  • Peeling:
    Otra técnica muy eficaz, sobre todo cuando son numerosas. Es una técnica mediante la cual producimos un estimulo para la regeneración cutánea.

  • La Medicina Estética trata todas las estrías, obteniéndose grandes resultados en las estrías de color rojo o violáceo. Las estrías de color blanco o cicatrízales, precisan tratamientos más agresivos y los resultados son menos eficaces.