Rinoplastia

El objetivo no es obtener una nariz perfecta y “operada” si no una nariz armónica y proporcionada con la cara

Procedimiento quirúrgico mediante el cual se modifica la morfología de la nariz atendiendo a su aspecto estético. Puede comprender desde un modelado de los cartílagos alares para dar una proyección adecuada de la punta nasal (cirugía más elemental) hasta una rinoplastia completa en donde se modela el tabique nasal, cartílagos laterales,…

Se puede efectuar con anestesia general o anestesia local más sedación en algunos casos, pudiendo requerir ingreso hospitalario desde unas horas hasta un día. No es una intervención dolorosa aunque frecuentemente aparecen hematomas e inflamación en la zona de alrededor de los ojos durante una semana aproximadamente.

Se efectúa un taponamiento nasal durante unas horas o días. Normalmente se coloca una férula de yeso o plástico sobre el dorso nasal para prevenir que el exceso de inflamación pueda deformar el resultado, generalmente se retira en una semana.

El paciente ha de tener presente que durante el primer mes, la nariz se encontrará inflamada, debiendo protegerse mucho del sol, sobre todo en meses de verano.

El paciente puede perfectamente incorporarse a sus labores cotidianas a la semana de la cirugía siempre que no desarrolle actividades que involucren un esfuerzo físico importante.