Reducción y caída de mamas

Cuando existe un exceso de volumen con o sin caída de la mama se habla de reducción mamaria y cuando el problema sea solo la caída del pecho hablaremos de mastopexia.

Existen múltiples causas por las cuales se presenta una hipertrofia mamaria, por una parte hay factores hormonales en el momento del desarrollo de la mujer o después de la lactancia constituyéndose así unos senos grandes, también la obesidad condiciona un incremento del tejido graso en la mama que le hace aumentar de volumen.

La prótesis va a depender de la gravedad y el peso de la mama, así como de la involución del tejido glandular que es el que da firmeza y consistencia a la mama.

Esta cirugía busca volver a dar forma a la mama, en su caso reduciendo el volumen En ambos casos, salvo en mamas exageradamente grandes, se conserva la función de lactancia.

En el caso de la pexia (levantamiento) se reseca piel y se reacomoda el tejido mamario, a fin de dar una forma más armoniosa, las cicatrices se sitúan alrededor de la areola, con una prolongación vertical hacia el surco mamario sin sobrepasar nunca este, en el caso de la reducción además de piel también se reseca tejido mamario para disminuir el volumen, la cicatriz generalmente es de T invertida.

Durante la intervención se reduce el volumen de la mama hasta el tamaño deseado, reduciendo el tamaño de la areola si es necesario, hasta adaptarlo al nuevo volumen mamario. Las mamas quedan firmes ligeras y con una forma adecuada al tórax y altura de la paciente.

Se realiza con anestesia general, quedando un día hospitalizada, si la cirugía es solo de pexia y no es muy extensa se puede manejar como ambulatoria.

En ambos casos se colocan drenajes que se retiraran en unos dos días.

Tendrán que llevar un sujetador especial al menos por un mes, lo cual limitará el dolor y modelará mejor la forma de la mama durante su cicatrización.

En una semana en el caso de la reducción y en unos 5 días en la pexia podrán reiniciar sus labores cotidianas, con algunas limitaciones como el levantar objetos pesados, dormir boca abajo.