Otoplastia

Las personas que han vivido de cerca este problema saben lo que condiciona psicológicamente. Esta es la única intervención estética que por este motivo se realiza desde la infancia. 
La otoplastia es el tratamiento  de las orejas en asa también conocida como orejas de soplillo.

Esta técnica especialmente aconsejable a partir de los 7 años, momento en el que las orejas ya han completado su desarrollo inicial, permite recuperar la armonía facial del niño o el adulto con unos resultados naturales.

Se realiza con anestesia local con o sin sedación de manera que el paciente este despierto durante la cirugía, pero relajado. En niños se aconseja la utilización de anestesia general.

Habitualmente se realiza una incisión en la parte posterior de la oreja y se esculpe el cartílago. Habrá una única sutura en la parte posterior de la oreja. 

La mayoría de los pacientes se encuentran bien a las pocas horas de la cirugía. Se coloca un vendaje alrededor de la cabeza que será sustituido posteriormente por una cinta de pelo. Será importante seguir las instrucciones del cirujano especialmente por las noches.